viernes, 9 de noviembre de 2012

Se imponen PRI, PAN, PVEM y PANAL, aprueban reforma laboral: el regalo de Calderón a Peña Nieto

Felipe Calderón no dejó pasar la oportunidad de festejar
la aprobación de su reforma laboral. A través de
Twitter destacó las presuntas modificaciones para la
competitividad y dijo que serán claves para
generar empleos.
La traición a los intereses legítimos a la clase trabajadora mexicana se consumó en el Palacio Legislativo de San Lázaro, donde los diputados federales del PRI, PAN, PVEM y Panal conformaron una mayoría de 361 votos a favor, frente a 129 en contra, para aprobar, en lo general y en lo particular, la denominada Reforma Laboral que envió el primero de septiembre pasado, como “iniciativa preferente”, Felipe Calderón al Congreso de la Unión como un “regalo” de su administración al próximo gobierno de Enrique Peña Nieto, en negociaciones para la transición que incluyen una total impunidad para el michoacano al dejar la residencia oficial de Los Pinos, y que responden a los intereses de los grandes empresarios y los poderes fácticos que cogobiernan al país, toda vez que las modificaciones a la histórica Ley Federal del Trabajo tienden a elevar la competitividad de las empresas abaratando la mano de obra y precarizando las condiciones laborales de los mexicanos.

La Cámara de Diputados aprobó que el Senado envíe al Ejecutivo Federal los artículos que ya fueron avalados por ambas cámaras para su publicación, y los artículos modificados, 371 y 373, así como la eliminación del 388 bis y 390, fueron enviados a la Cámara alta para que se discuta si son aceptados o rechazados. Un nutrido grupo de manifestantes protestaron contra la reforma laboral a las afueras del recinto de la Cámara de Diputados y lograron romper el cerco de seguridad y entraron al Palacio Legislativo, tras reventar con un marro las cadenas de la puerta principal. Los accesos al Salón de Plenos y al edificio A, fueron cerrados. Trabajadores pertenecientes al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) fueron contenidos por policías federales, quienes incluso prepararon mangueras para repelerlos. Legisladores de izquierda gestionaron que entrara una comisión por lo que ingresó un grupo de 20 personas, encabezadas por Martín Esparza, líder de los electricistas, y Agustín Rodríguez, del STUNAM, quienes siguieron la sesión.

Los líderes sindicales “independientes” criticaron que la discusión en las últimas semanas a los cambios de la iniciativa presentada por Calderón sólo se haya centrado en asuntos de democracia y libertad sindical, lo que se convirtió en un ”distractor”, porque lo de fondo, lo realmente importante, lo que había que había que cambiar era lo relacionado a la “precarización del trabajo, particularmente la legalización del outsourcing” y el trabajo por hora, como puntualmente lo señaló el dirigente de los trabajadores universitarios.

La mesa directiva de la Cámara de Diputados “limpió” el orden del día para dar prioridad a la votación de la reforma laboral, tras los acuerdos alcanzados en la Junta de Coordinación Política (Jucopa), como lo confirmó el diputado panista Juan Bueno Torio. Antes de entrar en esta materia, el pleno votó en contra discutir la creación de una comisión para investigar el caso Monex, que fue propuesta por legisladores de izquierda. Los diputados federales aprobaron en lo general y en lo particular el dictamen de la reforma laboral, luego de una votación en la que la fracción parlamentaria del PRI impuso su mayoría para eliminar el articulado que buscaba regular los contratos colectivos. La madrugada del jueves, en la Comisión del Trabajo, hubo un empate sobre los artículos 388 bis y 390, que fueron eliminados del dictamen presentado por los priístas y que la alianza efímera del PAN y PRD intentaban reponer. En el pleno, este jueves, se dio el desempate con 236 votos a favor y 258 en contra, con lo que fueron eliminados bajo el argumento tricolor de que generaban “inestabilidad laboral”.

Para los perredistas Alejandro Carbajal y Miguel Alonso Raya las cúpulas del sector obrero afiliadas en el Congreso del Trabajo se opusieron a que se avalara el 388 bis porque “controlan el 88 por ciento de los 92 mil contratos colectivos registrados en el país, pero que además sus juniors, como el hijo del presidente de la Comisión del Trabajo, son los que extorsionan a los patrones con contratos de protección”. “Quien traiciona a los trabajadores traiciona a la Patria”, se leía en la manta que diputados del Frente Legislativo Progresista subieron a la mesa directiva durante la discusión del dictamen. El PAN “se rajó” y rompió la alianza con el PRD que tenía como propósito lograr la democracia y la transparencia sindical, que en los últimos días sirvieron como “cortina de humo” a las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo que en términos concretos permiten la lesiva flexibilización laboral. En el dictamen aprobado en lo general, luego del posicionamiento de las fracciones parlamentarias, se volvió a incluir el voto a mano alzada de los dirigentes sindicales.

En la sesión se presentaron reservas a diferentes artículos en particular, como el 371 y 373, con el propósito de reponer la redacción originalmente aprobada en la Cámara alta sobre estos temas. Los diputados le dieron vuelta a los temas de democracia y transparencia sindical planteados en la minuta del Senado. El dictamen modificó los artículos de democracia sindical, en el artículo 371, que permite el voto para elegir a sus dirigentes sindicales, de forma directa y secreta, o indirecta y secreta. La votación fue de 370 a favor del artículo y 130 en contra durante la discusión del artículo reservado. De esta forma, en los estatutos de los sindicatos podrá haber elecciones de sus dirigentes tanto por voto directo y secreto, como por voto indirecto. Con una votación de 360 votos a favor y 129 en contra, los legisladores aprobaron eliminar la entrega personalizada a los trabajadores de los informes semestrales sobre la administración de las finanzas y el patrimonio de los sindicatos, mientras que el resto de las disposiciones para garantizar la transparencia de los recursos de los sindicatos quedaron intactas.

Se avalaron artículos que no fueron cambiados como el 364 bis y 365 bis, que tratan sobre las obligaciones de transparencia de los sindicatos. Así como el 391 bis y el 424 bis, que establecen que las Juntas de Conciliación deberán hacer pública para cualquier persona la información de contratos colectivos y de los reglamentos internos. Al PRI no le alcanzaron los votos para suprimir el artículo 388 bis en la Comisión del Trabajo, referente al derecho de los trabajadores para conocer el contenido de sus contratos colectivos antes de firmarlos, por lo que este punto pasó directamente al Pleno y fue eliminado. Se debatió intensamente ese artículo y el 390, aprobados por los senadores y que fueron eliminados en el dictamen elaborado por la Comisión del Trabajo en la Cámara baja.

Para la votación a las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo la asistencia de todos los legisladores de todas las fuerzas políticas tuvo una importancia capital en la Cámara de Diputados. No obstante, cabe destacar que los legisladores del Movimiento Ciudadano (MC) encabezaron el ausentismo en la votación general. Víctor Manuel Jorrín Lozano, José Soto, Juan Samperio, Aída Valencia y Juan Martínez, todos del MC estuvieron ausentes, así como Alberto Anaya del PT, Enrique Aubry de Castro del PVEM, Dora Guadalupe Talamontes, del Panal, Oscar Bautista Villegas y Jorge Mendoza del PRI y Jhonathan Jardines y Gabriela Saldaña del PRD.

Tras ser aprobado el dictamen, se volvió a enviar la minuta al Senado de la República. La mayoría del PRI, PAN, PVEM y PANAL autorizaron que, en caso de que se modifiquen nuevamente los artículos discutidos en la sesión de este jueves, la Cámara alta pueda publicar en el Diario Oficial de la Federación los artículos que ya han sido avalados por las dos cámaras del Congreso, con el propósito de que la reforma laboral pueda entrar en vigor. Para los legisladores de oposición, tal y como lo expresó el diputado perredista Silvano Blanco Deaquino, la reforma se aprobó este jueves debido a los compromisos de Enrique Peña Nieto con los grandes empresarios y los poderes fácticos. Este legislador advirtió que “aquí lo vamos a esperar como se merece el 1 de diciembre. El pueblo de México sabrá lo que es actuar con dignidad”.

Felipe Calderón no dejó pasar la oportunidad de festejar la aprobación de su reforma laboral. A través de Twitter destacó las presuntas modificaciones para la competitividad y dijo que serán claves para generar empleos. Por otro lado, en el marco de la 54 Semana Nacional de Radio y Televisión, el michoacano aseguró que “el país no se ha convertido en un Estado fallido”, aunque en honor a la verdad si fue una administración fallida.

revistaemet

No hay comentarios:

Publicar un comentario